CONSULTAS DE NEURO-HIPNOSIS

¡ Una oportunidad de liberar de manera pronta tus límites mentales !

La metodología terapéutica de hipnosis desarrollada por José Karlos® acelera la recuperación de los pacientes y permite liberar a la mente de estados mentales y emocionales como miedos, fobias, obsesiones y adicciones, entre otros.

A través de la metodología creada por el Dr.h.c. José Karlos®, la “Neuro-Hipnosis”, se modifica la información que ha sido alojada en la mente subconsciente de cada paciente, a través de la historia de su vida, para dejar grabados códigos de salud, de cambios de actitud, de hábitos positivos… códigos para restablecer el orden emocional, y una mejor forma de comunicación con el entorno y sus circunstancias; códigos para convivir en paz, armonía y sin miedos en su vida.

De esta manera, la persona acepta, entiende, comprende sus circunstancias y elige las modificaciones pertinentes para vivir en paz y con salud. Se liberan fobias, temores, miedos, adicciones, depresión, sentimientos de soledad, problemas de pareja, síndrome de déficit de atención, entre otros.

Durante la sesión de Neuro-Hipnosis, José Karlos® establece el procedimiento a utilizar: Sugestión, Re-programación Mental con PNL, Hipnosis o Regresión.

José Karlos® trabaja sumergiendo a un estado ‘Alfa’ al paciente, que es un estado de actividad cerebral que permite grabar de manera consistente la nueva información, que habrá de operar como la “nueva realidad” del paciente, cada vez que recuerde una situación que fue motivo de caos, temor, conflicto o sufrimiento. El recuerdo será la “nueva programación” que depositará el Dr. José Karlos® en su subconsciente.

Por lo general, es casi imposible hipnotizar a una persona en contra de su voluntad; pues para tener éxito en la sesión, la persona debe estar dispuesta, y sin temores, a creer que posee y es dueña de su propia voluntad, y por lo tanto, no pueda resistirse a la hipnosis.

En las consultas de Neuro-Hipnosis, José Karlos® puede programar nuevos proyectos, metas o procesos de desarrollo profesional para que la mente subconsciente los valide desde el consciente, y la manifestación de estos objetivos se vea realizada en el tiempo y en el espacio programados.

Durante la primer sesión, el Dr. José Karlos® establecerá el número de sesiones adecuadas a las que deberá asistir el paciente. La cantidad de sesiones pueden ser de una a más sesiones, dependiendo cada caso en particular y la profundidad de la situación a tratarse.

Posteriormente, se pueden tener “sesiones de mantenimiento” mensuales, bimestrales o trimestrales.

¿Te interesa una consulta con José Karlos®?

¡Envía aquí un mensaje por WhatsApp para agendar tu próxima consulta!

Como resultado de la Neuro-Hipnosis, los pacientes de José Karlos® se liberan de fobias, temores, miedos, adicciones, depresión, sentimientos de soledad, problemas de pareja, síndrome de déficit de atención, entre otros.

En la metodología de la Neuro-Hipnosis de José Karlos® se trabaja de manera consciente y subconsciente para que el paciente logre encontrar la raíz emocional que le este perturbando en su cotidianidad, y mediante su metodología de trabajo, se asocian los nuevos patrones de pensamiento que sentirá, observará y escuchará la persona, con las situaciones en conflicto resueltas.

El paciente tendrá anclajes físicos, verbales y sensoriales para recordar las nuevas programaciones que se graben en su mente.

Las sesiones de Neuro-Hipnosis con José Karlos® se pueden llevar a cabo en toda persona que tenga capacidad de relajarse profundamente.

Logo IACT

Tipos de Sesiones

  • Sesión de hipnosis profunda: En esta sesión el paciente puede solicitar la re-programación de una situación definida que le esté causando algún desorden en su conducta o en sus hábitos, como problemas para relacionarse con los demás, recuerdos destructivos de alguna situación en su pasado, eliminar alguna fobia o adicción. O bien, para mejorar su atención, su concentración o su memoria, o aprender con mayor facilidad algún idioma o de una preparación académica que requiera mayor enfoque y atención.

  • Sesión de regresión al vientre materno: Mediante esta práctica, José Karlos® lleva al paciente al proceso de gestación, y de ahí, va por etapas hasta el momento presente. En el proceso, se va descodificando la información que pudo haber sido alojada en el subconsciente del paciente, y que en el presente, le esté generando desarmonía en su personalidad y propiciando hábitos destructivos.

  • Regresión a Vidas Pasadas: José Karlos® ayuda a comprender situaciones en la vida presente, que el paciente no sabe como resolver. Ayuda a eliminar programaciones mentales y deterioros crónicos en la salud, que de manera tradicional no se han superado.

  • Progresión al Futuro: Mediante estas sesiones, se logra ir más allá del Espacio-Tiempo presente para saber las consecuencias positivas o negativas de la forma de pensar, sentir, y de las acciones que se estén ejecutando de manera cotidiana.

Consultas de Neuro-Hipnosis a Distancia con José Karlos®

Consultas Personales de Hipnosis con la Metodología de José Karlos®

La “Consulta Personal de NeuroHipnosis” es una terapia de hipnosis más rápida y contundente que otras terapias tradicionales, creada por el Dr. José Karlos® para mejorar tu salud física, mental y emocional.

Te ayudará a eliminar • Miedos • Fobias • Inseguridades

Mejorarás • Tu confianza • Fuerza de voluntad y • Tu Auto-estima

Con su metodología, José Karlos® ha obtenido resultados más contundentes, y de una manera más rápida, en comparación con otras terapias tradicionales.

Antecedentes

Historia y Creencias acerca de la Hipnosis

La hipnosis es un estado natural de la mente humana, un estado de relajación que involucra mente y cuerpo.

En la hipnosis la persona alcanza un alto nivel de relajación que le permite al individuo desconectarse del presente y poner toda su atención en el subconsciente. En este estado de relajamiento el individuo responde más fácilmente a cualquier sugestión. La mente se relaja y se convierte menos analítica que en el estado de vigilia.

Si en algún momento usted desea salir de la hipnosis por cualquier motivo, usted puede abrir los ojos e inmediatamente, de forma natural se pondrá totalmente alerta.

Nadie puede hipnotizarlo o mantenerlo en hipnosis contra su voluntad.

La hipnosis terapéutica sólo se usa para hacer cambios positivos. En este estado su organismo tiende a funcionar lo más natural y armonioso posible.

Entramos en alguna forma leve de hipnosis varias veces al día. Por ejemplo: cuando estamos leyendo un escrito que nos resulta apasionante, escuchando radio, o conduciendo el automóvil y no percibimos lo que ocurre a nuestro alrededor, o cuanto estamos concentrados en un solo punto y desconectados de todo aquello que no nos interesa (Hipnosis Ambiental).

El uso de la Hipnosis Clínica con fines terapéuticos recibe el nombre de “Hipnoterapia Clínica”

(Hacer terapia a un paciente estando en estado hipnótico).

El estado hipnótico se puede definir como un estado alterado de conciencia y la hipnosis como la técnica que nos conduce al mismo.

Cuando la técnica de hipnosis es usada de manera terapéutica, para el beneficio de la persona en la eliminación de manifestaciones negativas en su cuerpo físico (como son las somatizaciones), cargas emocionales, estados mentales dañinos y compulsiones, es cuando se conoce como Hipnoterapia.

La Hipnoterapia se puede definir como una ciencia y como un arte. Cuando se trabaja bajo un ambiente clínico, como lo es en la práctica de la Hipnosis Médica Complementaria o la Hipnosis Clínica, se conoce como ciencia. Cuando es trabajada para aumentar la calidad de vida de una persona como lo es el desarrollar una habilidad, mejorar la memoria, eliminar síntomas nocivos aunque no mortales, dejar de fumar, y otras muchas más, se conoce como arte.

Un buen “Hipnoterapeuta” debe ser una persona con una gran creatividad, seguridad en su práctica y una gran capacidad de escucha. Esta última, es considerada el requisito que mejor adorna esta profesión.

Hoy en día son pocos los profesionales de la salud que están dispuestos a dedicar horas, no a oír, sino a escuchar a una persona. La Hipnosis, y por ende la Hipnoterapia, reciben más reconocimiento y aceptación actualmente.

Cada día, más y más personas son asistidas a través de la hipnosis, y seguirá así mientras los terapeutas lo hagamos de manera clínicamente sólida, impartiendo y llevándole a nuestros pacientes paz interna, mejor valía, desahogo emocional, mejoramiento de síntomas adversos y aumento de su confianza personal.

El menor beneficio después de una sesión de hipnoterapia es una sensación de bienestar, aumento de la auto-estima y un desahogo emocional. El que muchos de nuestros pacientes reciban sanación de sus padecimientos y mejoren enormemente su calidad de vida en una o varias sesiones, se debe a que un porcentaje sumamente elevado de las enfermedades que hoy se padecen, tienen su base en las emociones, es decir, que son psicosomáticas.

Existen dos tipos de hipnosis

Hetero-hipnosis:

Hipnosis inducida por un conductor, puede ser entre dos o más personas.

Auto-hipnosis:

Inducida por la misma persona.

Sin embargo, ambos tipos son considerados como auto-hipnosis; pues, aun en la hetero-hipnosis, es el mismo paciente quien lleva a cabo el proceso de inducción. El hipnoterapeuta es tan sólo un conductor o guía.

La hipnosis ha sido practicada en diferentes lugares y tiempos. Los primeros registros médicos describen la curación por sacerdotes o semidioses que indujeron un estado parecido al trance por ritos ceremoniales en los templos Egipcios.

Antiguos pueblos como los mayas, los aztecas, los persas y los griegos utilizaban la hipnosis como medio de curación.

Los sacerdotes o los brujos provocaban un estado llamado “sueño mágico” a través de la imposición de las manos o rituales caracterizados por cantos y bailes con un ritmo monótono.

Durante la Edad Media, la hipnosis se cayó del área curativa a la de hechicería, la brujería y la magia, donde comenzó a desarrollarse una reputación como un poder maligno.

Se mantuvo arraigado en las características indeseables hasta finales de 1770, cuando un médico austríaco llamado Anton Mesmer dio a luz su teoría del “magnetismo animal”, y revivió la hipnosis. Mesmer propagó la doctrina de que el imán podría curar la mayoría de las enfermedades. Su “nuevo” método del magnetismo animal trató a cientos de pacientes.

Para dar cabida a las multitudes que buscaban tratamiento por sus métodos, desarrolló una bañera grande llena de limaduras de hierro.

Los pacientes tocaban las barras de hierro unido a este artilugio para recibir el flujo “magnético” . Sin embargo, cuando las teorías de Mesmer fueron expuestas y desacreditadas por una comisión pública, fue declarado un charlatán, y la hipnosis volvió a caer en mala reputación.

A mediados y finales de 1800, el Dr. James Braid y en compañía del Dr. James Esdaile, trajeron de nuevo la hipnosis a la vanguardia y buena reputación médica con su trabajo en “Hypnoanesthesia”.

Fue Braid quien acuñó la palabra “hipnosis” del griego “Hypnos”, que significa dormir.

Sigmund Freud también se interesó en la hipnosis durante éste tiempo. Las conclusiones posteriores de Freud sobre el subconsciente se derivaron de sus experimentos hipnóticos, y aunque llamó a su técnica de “libre asociación” y pensó que estaba dejando la hipnosis atrás, desde una perspectiva histórica podemos apreciar cómo la libre asociación, es lo que hoy se llama “formas indirectas” de hipnosis.

Sin embargo, una lucha en ascendencia se inició a finales del siglo XIX, una vez más, los científicos y los médicos comenzaron a utilizar la hipnosis y, una vez más, creció como una ciencia.

La amplia aceptación médica de los nuevos anestésicos “instantáneos”, cloroformo y éter, causaron que se utilizara menos la hipnosis, pero no desapareció de la escena.

Un resurgimiento permanente de la hipnosis comenzó de nuevo cuando la necesidad de un tratamiento rápido de las neurosis de batalla durante la I y II Guerras Mundiales y la guerra de Korea, llevó a un enorme interés en la hipnoterapia.

La fusión de técnicas hipnóticas con la psiquiatría fue uno de los avances más importantes para salir de estos conflictos.

Desde el trabajo pionero de Pavlov y sus discípulos en la Unión Soviética y los experimentos clásicos de Clark Hull en Yale, se ha producido un sin fin de publicaciones dedicadas a la hipnosis y un aumento constante de su popularidad y aceptación.

La Asociación Médica Británica, el 23 de abril de 1955, informó la aprobación de la hipnosis para el tratamiento de psiconeurosis y de la hipnoanestesia para el alivio del dolor en el parto y la cirugía.

El informe recomienda a todos los médicos y estudiantes de medicina recibir formación fundamental de hipnosis.

El Consejo de Salud Mental de la Asociación Médica Americana, el 13 de septiembre de 1958, recomendó que en vista del aumento de los conocimientos, la enseñanza de la hipnosis se incluya en los currículos de las escuelas de medicina y centros de formación de posgrado.

En un informe posterior, en 1961, la A.M.A. (American Medical Association) y el Consejo de Médicos de la Salud recomiendan que 144 horas de formación se lleven a cabo durante un período de 9 a 12 meses en los niveles de pregrado y postgrado.

Milton Erickson (1901-1980) era un prestigioso psiquiatra, fundador de la Sociedad Americana de Hipnosis Clínica. Erickson creó numerosas técnicas modernas de inducción y además, utilizaba anécdotas y metáforas para facilitar el estado de la hipnosis.

Erickson está considerado como el mejor hipnotizador contemporáneo. Muchas de sus curaciones con pacientes ya desahuciados y de personas que no encontraron solución a sus problemas con nadie, la obtuvieron con Erickson; de ahí su fama y el interés por sus métodos.

Para Erickson, paciente y terapeuta establecen una alianza en la que juntos deben deshacer las resistencias del inconsciente en “desaprender” los viejos comportamientos que nos limitan y nos acaban produciendo enfermedades o alteraciones psico-somáticas, y aprender comportamientos más adaptados que nos permitan seguir la vida con verdadera eficacia y felicidad.

Erickson amplió las posibilidades de la hipnosis al considerar el estado de trance como una experiencia natural al alcance de todo el mundo. Según esta perspectiva, en estado de trance somos capaces de trascender nuestra manera habitual de pensar, lo que nos permite descubrir nuevas opciones para mejorar la comunicación y la relación con los demás.

Hoy en día existen en todo el mundo asociaciones científicas cuya finalidad es la formación, el desarrollo, la enseñanza y la aplicación de la hipnosis como una técnica más dentro del ámbito de la medicina y la psicología.

La hipnosis ha entrado como una materia de pleno derecho en el ámbito científico por la puerta principal, formando parte del corpus teórico académico de muchos profesionales de las Ciencias Sociales, del Comportamiento y de la Salud.

Podemos ver las aplicaciones de hipnosis en prácticamente todos los campos. Se está incorporada al quehacer diario de los profesionales de la investigación, la medicina, la psiquiatría, la psicología, el deporte.

Se enseña en un número cada vez mayor de universidades, centros de formación y seminarios ofreciendo educación continua y nuevas habilidades. Así, la hipnosis esta de nuevo en una fase de crecimiento interesante en una lucha por el reconocimiento y la respetabilidad.

Las creencias son aquello que cada individuo considera verdadero o falso. Son las principales directrices que influyen en sus conductas.

¿Cómo se forman las creencias?

Hechos: representan aquello que nos sucede a nosotros o que les sucede a los demás.

Acciones: son aquello que hacemos o que hemos hecho en el pasado e incluye los resultados obtenidos.

Entorno: representa el contexto cultural en el que hemos vivido y la influencia que otras personas (padres, escuela, amigos) han ejercido sobre nosotros; lo que estudiamos y aprendemos durante nuestra vida contribuye notablemente a la generación de nuevas creencias.

Imaginación: representa todo aquello que creemos internamente con la mente.

Desde que éramos niños nuestras mentes han sido bombardeadas con mensajes sugestivos y subliminales por la televisión, radio, revistas y anuncios, la manera en que estos mensajes son grabados en nuestro subconsciente es en base a la repetición constante, nuestra mente recibe por primera vez un mensaje, esto crea una idea, al seguir recibiendo el mensaje repetidas veces se crea una creencia.

Es así como la mayoría de las personas tiene una idea errónea acerca de la hipnosis clínica porque tienen sus creencias basadas en las películas de Hollywood o en la hipnosis de teatro, la cual es totalmente diferente a la hipnosis clínica.

La hipnosis es una herramienta más dentro del amplio abanico de técnicas que existen en psicología, pero con la particularidad de que es un instrumento muy potente y eficaz.

En general, sus aplicaciones clínicas más extendidas dentro de los tratamientos psicológicos se encuentran en aquellos casos que tienen una raíz psicológica o psicosomática.

El uso de la hipnosis y la auto-hipnosis, también es muy útil para los estudiante, ya que además de reducir la ansiedad general ante los exámenes, ayuda a aumentar la concentración y la atención, por tanto, mejorar el rendimiento y la memoria.

Existe un gran número de mitos y concepciones erróneas que orbitan alrededor de la hipnosis. Muchos de ellos causados por programas de televisión y espectáculos.

LA VERDAD ACERCA DE LA HIPNOSIS

“En una sesión de hipnosis la persona se duerme…”

FALSO

Esta es una de las más comunes creencias acerca de la hipnosis.

James Braid (1796 – 1860), creó el término “hipnosis”, determinando erróneamente que el fenómeno era una “forma de dormir”.

El Dr. Braid nombró el fenómeno tomando la palabra “Hypnos”, que era el dios griego de los sueños.

En una sesión de hipnosis la persona luce como si estuviera dormida pero NO lo está, sino todo lo contrario esta más alerta y concentrada y tiene la capacidad natural de recordar y olvidar la misma cantidad de información que se recuerda u olvida durante una conversación en estado de vigilia.

La hipnosis se define como un estado especial de conciencia en el que el hipnotizado mantiene intacta su capacidad para ver, oir y sentir.

“La persona hipnotizada pierde el conocimiento”

FALSO

No existe ninguna pérdida de conciencia, sino todo lo contrario la persona esta más alerta y enfocada, en un constante diálogo con el hipnoterapeuta.

“Una persona puede quedarse en trance permanente”

FALSO

Ninguna persona se ha quedado o se puede quedar en trance permanente, debido a que la persona siempre tiene el control. Si por algún motivo el hipnoterapeuta saliera del lugar de la sesión y dejara a la persona sola, lo que pasaría sería que la persona podría quedarse dormida, o abriría por sí misma los ojos para salir del trance.

“Puedo revelar secretos sin darme cuenta”

FALSO

La mente consciente está presente todo el tiempo nunca desaparece, simplemente se convierte en un observador. No hay revelación de secretos, la persona nunca dirá o hará algo que esté en contra de sus principios o creencias.

“Una persona hipnotizada pierde el control”

FALSO

Algunas personas se preocupan y piensan que en una sesión de hipnosis van a perder el control, pero no existe ningún control externo. Con el proceso hipnótico la persona gana más control sobre ella misma.

“La persona hipnotizada quedará bajo el control del hipnotizador”

FALSO

Independientemente de que la persona se halle en un estado de hipnosis profunda, ésta no realizará nada que el terapeuta le sugiera si no está de acuerdo con la sugerencia.

“A mí nadie puede hipnotizarme…”

CIERTO

Es cierto, porque es verdad que usted no puede ser hipnotizado si usted no quiere. Es imposible ser hipnotizado en contra de su voluntad.

Pero por otro lado, la mayoría de la gente sí puede ser hipnotizada si así lo desea (no son hipnotizables aquellas personas drogadas en el momento de la sesión, en estado de ebriedad, con esquizofrenia o que simplemente no puedan seguir instrucciones).

No recuerda lo que pasó

FALSO

Usted siempre estará en control y recordará todo lo que pasó. Incluso, es posible grabar la sesión si usted así lo desea, puede llevar su propia cámara para su mayor confianza.

“El hipnotista ‘domina’ al hipnotizado”

FALSO

Esto es totalmente falso. En la hipnosis de teatro los “hipnotistas” proyectan una personalidad dominante, porque la intención es hacer creer a la gente que tienen “poderes especiales”, “una mirada poderosa” o que puede manipular a su antojo la mente de los demás; pero, solo es eso: un show, un espectáculo donde se mezcla la hipnosis y el ilusionismo.

En contraste en la hipnosis clínica se requiere de una relación de confianza y respeto, donde la persona se sienta confortable con el hipnoterapeuta.

La hipnosis es un medio rápido para inyectar amor, el remedio eficaz para dolencias del alma y del cuerpo. Todos podemos sanarnos a nosotros mismos.

Al recordar el origen o causa de las afecciones, traumas o miedos, se tiene la oportunidad de perdonar ofensas y enfrentar situaciones para liberar las presiones psicológicas que se manifiestan a manera de enfermedades inexistentes, las cuales no son detectadas por exámenes clínicos.

La hipnosis permite penetrar en lo profundo de la mente para descubrir el origen de los trastornos y sanarlos de raíz, usualmente mediante aceptación y perdón.

* NOTA IMPORTANTE: Las terapias de regresión tienen un enfoque de tratamiento que se caracteriza en resolver eventos pasados significativos que se cree que interfieren con el bienestar mental y emocional presente de una persona. Solo deben participar personas con buena salud mental que confíen en que una revisión de eventos pasados no afectará negativamente su salud emocional o mental. Te solicitamos que no participes en la terapia de regresión si tu o tus profesionales tratantes tienen inquietudes pasadas o existentes sobre tu salud mental.

Lo Que Opina la Gente de José Karlos®

Gente real comenta de su experiencia personal.

WhatsApp chat